Instrumentos Antiguos

instrumentosantiguos@hotmail.com

Restauración de un piano a manubrio, también como organillo de Víctor Bermejo

5 junio 2015
 junio 5, 2015

Un piano a manubrio, a cilindro, más conicido como organillo, construido por Víctor Bermejo en Madrid, con taller en Calle Ave María de la capital española. Según reza su etiqueta «Gran Fábrica de Pianos a Cilindro».

Escuchar esta reliquia instrumental mecánica con sonidos conocidos del pasado folclórico español de principios de siglo satisface a la vez que alegra el ánimo. Un repertorio que recorre desde la afamada zarzuela de La Verbena de la Paloma pasando por el valls, una sevillana o una jota. Es como un viaje a la época de nuestros abuelos, donde los organillos sonaban habitualmente en plazas y calles de la ciudad.

Piano a manubrio Víctor Bermejo

Piano a manubrio Víctor Bermejo

Piano a manubrio Víctor Bermejo

Piano a manubrio Víctor Bermejo después

Víctor Bermejo detalle

Víctor Bermejo detalle

 

Estado del instrumento:

Un habitual piano a manubrio, conocido coloquialmente como organillo, que ha permanecido durante más de 60 años tumbado en un desván. Es de imaginar que el mueble ha cedido por muchos de sus puntos.

A la llegada al taller, visualmente era un cubo de polvo, repleto de faltas pero que dejaba ver una ténue y bonita decoración floral que un día brillo por todo el instrumento. El gran problema que presentaba era la totalidad de cuevas de carcoma en sus paredes, tapas y estructura, por no hablar del rodillo.

Otra falta importante era el estado de los macillos percutores, devorados por hongos. No se encontró el último de los macillos con punta de madera. Ocho cuerdas irrecuperables.

 

Paso a paso:

En primer lugar  se desmontaron las tapas para acceder al mecanismo, se eliminó el rodillo y el sistema de percusión basado en macillos con punta de fieltro y madera alternados y se procedió a limpiar a fondo el instrumento.

Después y quizás lo más laborioso fueron las horas necesarias para tapar cada uno de los agujeros que la carcoma había devorado durante años,  mueble, estructura, tapas, rodillo etc… El mueble ha sido tratado con el fin de eliminar para siempre la plaga de estos curiosos insectos xilófagos.

Una vez preparada, alisada la superficie, y reforzada, comenzamos a recuperar el ornato del mueble; realizado a base de incisiones sobre la madera y pintura con nogalina. El resultado, un repertorio floral a tres tonos con relieve en sus contornos. Mientras tanto, las piezas metálicas de latón permanecían empapadas en binagre blanco de vino para permitir su limpieza y recuperación.

Por las dimensiones del instrumento fue necesario adquirir cuerdas enlazadas a mano, pues sus especiales medidas, junto a sus diámetros  en zona de los bordones salían del cordaje actual. En total ocho cuerdas susutituidas, conservando el resto de cordal que está dando un resultado más que suficiente.

La parte más complicada fue aclopar el rodillo al mecanismo ya que unos milímetros de error en uno de sus lados alteraría la canción seleccionada. Ha sido necesario reafirmar distancias entre macillos, púas, muelles, palancas etc…

 

Finalmente el instrumento ha sido afinado a 430 Hz. El manubrio que hemos utilizado, pues carecía del original, es idéntico al que aparece en la etiqueta del constructor. Fue adquirido en una subasta como manubrio de un antiguo organillo.

 

Macillos antes

Macillos antes

macillos después

macillos después

One response on “Restauración de un piano a manubrio, también como organillo de Víctor Bermejo

Deja un comentario

Translate »