Instrumentos Antiguos

instrumentosantiguos@hotmail.com

Pianoforte romántico de Hosseschrueders y Sobrinos

18 julio 2016

Comentarios

0
 julio 18, 2016
 0
Pianoforte Hosseschrueders y Sobrinos / Calle de la Luna, casa que fue del Banco de Madrid

Pianoforte de mesa
Hosseschrueders y Sobrinos / calle Luna c. 1830

Alto 84,5 cm. x ancho 180 cm. x fondo 64,5 cm.
Teclado en marfil y ébano. Extensión FFF-f’’’, 73 notas.

Texto sobre cartulina bajo marco circular: «Hosseschrueders y Sobrinos / Calle de la Luna, casa que fue del Banco de Madrid»
Número de serie 611, troquelado en la parte posterior de la tapa armónica. Las palancas del teclado van marcadas a punzón desde 1 al 73 (ilegibles las últimas)

Mueble elegante, de estilo fernandino(Nota 1) español con reminiscencias del gusto imperio francés, a las puertas del periodo romántico español(Nota 2) en madera chapada en caoba y limoncillo, con las esquinas redondeadas chapadas en madera de raíz de arce y también en limoncillo. Otra cenefa recorre el perímetro del instrumento. Compartimento del teclado igualmente redondeado en sus extremos. La name-plate se extrae verticalmente mediante una guillotina chapada en raíz. El clavijero y la hitchpin planck están chapados en limoncillo.

A pesar de su envergadura, el diseño del mueble romántico produce una sensación de ligereza. Tiene tapa de caoba maciza, plegable longitudinalmente en dos mitades, y un frente abatible. Dos cajones laterales profundos (5,7 cm. x 33 cm. x 57,5 cm.) con pomos de bronce estilo Carlos IV, con anilla rematada mediante una metopa. Van marcados IZQUIERDA/Gauche y DERECHA/Droite a tinta. Atril plegable lateralmente. Dos listones laterales abatibles de caoba soportan la tapa junto al extremo derecho saliente del atril. Seis patas enroscables (cuatro delanteras y dos traseras) provistas de volutas bien proporcionadas y elegantes. En la parte superior llevan un anillo ancho de latón labrado, clavado a cada pata.

Tabla de resonancia en abeto, en voladizo, saliente hacia el centro del instrumento, y sobre ésta dos puentes de haya, con puntas de latón. El clavijero dispuesto en diagonal alberga clavijas cilíndricas con la parte cuadrada de 0,5 cm. x 0,5 cm., posiblemente posteriores, ya que en otros ejemplares (Fundación Joaquín Díaz) la sección es rectangular. Cuerdas dobles modernas de hierro, muy cerca unas de otras. Los 8 primeros bajos entorchados (del FFF al CC inclusive). Hay indicaciones en el hitch-pin rail, a tinta, sobre los calibres correspondientes a los grupos de cuerdas: 5/0, 4/0, 3/0, 7/0, 6/0, 5/0, 4/0, 3/0, 2/0, 1/0, 1.

Respecto a la mecánica, vemos una acción doble inglesa al modelo de Broadwood; apagadores verticales a las cuerdas formados por varillas metálicas con cabeza de madera forrada de fieltro que al contacto con las cuerdas las sordina. Los macillos se ordenan horizontalmente al cordaje y sus cabezas (no originales) están forradas en fieltro. Un sólo pedal desmontable, que acciona una sordina con desplazamiento lateral.

En el hueco existente entre le clavijero dispuesto diagonalmente respecto a la caja y la esquina trasera derecha del mueble, sobre la pared trasera, guarda una etiqueta encolada, testimonio de la última restauración que pesa sobre el instrumento. Podemos leer: Restaurado en 1933, s.a. [Etiqueta de papel pegada en el bastidor trasero: «Gaston Fritsch /Plaza de las Salesas 8, bajo derecha. Pianos, autopianos, harmoniums, violines, fonos, rollos de música, discos, accesorios, afinación y reparación. Compra, venta, cambio y alquiler». Teléfono 30996, de cinco cifras, como todos los de Madrid anteriores a la Guerra Civil(Nota 3) ]

En la Fundación Joaquín Díaz, en Ureña, Valladolid, se guarda un fortepiano de Hosseschrueders, construido hacia el 1820, de medidas 179 cm x 65.5 cm x 33 cm (Inv. 0184) que guarda gran semejanza con el particular. También, en la misma institución se atesora un piano de mesa Clementi (Nota 4) londinenses de la década anterior con ciertas similitudes en cuanto a proporciones y medidas: madera de caoba, seis patas torneadas, faldón curvo, dos cajones y apliques latonados, idénticos al que describimos en esta ficha.
La dinastía Hosseschrueders

Jan Hosseschrueders-Melsen nació en Woendsrecht, Holanda (Woendsrecht, 2 de Febrero de 1779 – Países Bajos, 1850). Según documentos de la familia, habría llegado a Madrid en 1802. No es imposible que fuese alumno de Stein o de Walther, en Viena. Conocía bien el oficio de la madera y el arte de la ebanistería, y por ello entró a trabajar en el taller de pianos del madrileño Francisco Fernández, constructor de pianos en la Corte durante el reinado de Carlos IV.

Al finalizar la Guerra de la Independencia contra Francia, en 1814 instaló su propio taller para desarrollar la fabricación de pianos, una de las industrias musicales más prósperas durante el romanticismo español. Al parecer era capaz de construir también arpas de pedales, igualmente en boga en el Madrid fernandino. Ese primer taller, uno de los veinte que al parecer existían en la Corte, con salón de exposición anejo, estaba situado en la madrileña calle de Hortaleza 12. A partir de 1827 el taller se trasladó a la cercana calle de la Luna, «en la casa que fue del Banco de Madrid», según reza una de sus etiquetas.
Hacia 1830 hizo venir a sus sobrinos Pieter y Jan Hazen (Nota 5) Hosseschrueders para trabajar en la incipiente industria, que cambió el nombre a “Hosseschrueders y Sobrinos”. El fundador regresó a los Países Bajos hacia 1832, y sus sobrinos comenzaron a construir arpas y pianos según modelos de su tío y fundador. Sus instrumentos recibieron varias medallas en las Exposiciones Industriales españolas de 1821, 1831 y 1842.

La actividad ser mantuvo en la calle de la Luna hasta la muerte de Jan Hazen en 1872, fecha en la que hijo del anterior, Juan Hazen Álamo, decidió cerrar el taller y dedicarse solamente a la comercialización de pianos. Pasó de fabricar 150 unidades al año a importar 300. Sus descendientes siguieron la misma línea en su comercio de la calle de Fuencarral 43, ya desaparecido. La actual generación es la sexta desde el inicio de la firma Hosseschrueders y Sobrinos en Madrid, y su comercio uno de los más antiguos de la ciudad.

Félix Hazen García, uno de sus descendientes, espoleado por la curiosidad, empezó a desenmarañar la madeja de su genealogía en 1970, cuando la piqueta municipal cerraba su tienda en la calle de Fuencarral 43 y la despojaba de la que había sido su sede durante 90 años. Con la ayuda de su hijo, Félix Hazen junior -según consta en su tarjeta de visita-, empezó a reconstruir la historia de su peculiar familia, dedicada en cuerpo y alma a suministrar pianos a todo virtuoso, consagrado o aficionado que pisara la capital. El derrumbe, a finales de los años sesenta, de uno de los edificios aledaños a la tienda, con varios muertos a su costa, llevó al Ayuntamiento a inspeccionar con lupa las fincas adyacentes. El resultado fue la demolición de algunos inmuebles, entre ellos el de los Hazen, y la consiguiente mudanza. «Cuando preparábamos el traslado a la calle de Juan Bravo, descubrimos en un desván, envuelto en papel de estraza y con kilos de polvo encima, un piano de mesa, fechado en 1807 y construido por Jan Hosseschrueders»

NOTAS:

1.-En los inicios del siglo XIX, que conocemos como periodo absolutista, Napoleón Bonaparte, invade España. Hecho que ocasiona revueltas que desenbocan en la llamada guerra de la Independencia, que termina con la expulsión de los franceses y Fernando VII como monarca español. El estilo fernandino es una interpretación del estilo imperio francés que evoluciona al estilo isabelino, que conserva reminiscencias del gusto imperio. En 1812 tiene lugar las Cortes de Cádiz y su Constitución, que enfrenta a absolutistas (liderados por Fernando VII) y los liberales. La disputa dará lugar al periodo liberal español, liderado por la hija de Fernando VII Isabel II, enemiga de Carlos (hermano del anterior rey y absolutista) que lucharan por el poder en las llamadas guerras carlistas. Isabel II finalmente gana la disputa y es coronada en 1833 tras suceder el reinado consorte de su madre María Cristina. El estilo isabelino comienza en 1833 y perdurará hasta finales de siglo.

2.-El Romanticismo musical español llega con retraso respecto al resto de Europa. Las continuas guerras entre aspirantes a la corona hacen que el panorama  socio-cultural no sea, digamos, propicio.  Pero, en las clases acomodadas sigue el gusto por la música importada, igualmente sus instrumentos.  De aquí la mezcla de estilos en el mobiliario español.

3.-En 1948-50, los teléfonos en Diego de León, Madrid, tenía ya seis cifras.

4.-En la Fundación Joaquín Díaz, en Urueña, Vallaadolid, se guarda un fortepiano Clementi de hacia 1830, donación del Padre López Calo.

5.-El apellido Hazen o Haazen es frecuente en los Países Bajos y en Flandes en la actualidad: el carillonero Jo Haazen, director de la Beiardschool de Sint Rombouts, de Malinas, es pariente muy lejano de los Hazen de Madrid (mi conversación en Malinas, 1996)

Pianoforte Hosseschrueders y Sobrinos / Calle de la Luna, casa que fue del Banco de Madrid

Pianoforte Hosseschrueders y Sobrinos / Calle de la Luna, casa que fue del Banco de Madrid

 

Pianoforte Hosseschrueders y Sobrinos / Calle de la Luna, casa que fue del Banco de Madrid

Pianoforte Hosseschrueders y Sobrinos / Calle de la Luna, casa que fue del Banco de Madrid

 

Pianoforte Hosseschrueders y Sobrinos / Calle de la Luna, casa que fue del Banco de Madrid

Pianoforte Hosseschrueders y Sobrinos / Calle de la Luna, casa que fue del Banco de Madrid

Deja un comentario

Translate »