Instrumentos Antiguos

instrumentosantiguos@hotmail.com

El pianoforte traspasa fronteras. La importancia del instrumento dentro y fuera del Viejo Continente. Un pianoforte temprano en tierras asiáticas.

31 mayo 2015
 mayo 31, 2015

 

Víctor J. Martínez

 

El pianoforte traspasa fronteras. La importancia del instrumento dentro y fuera del Viejo Continente. Un pianoforte temprano en tierras asiáticas.

Se presenta aquí el relato histórico-científico de la correspondencia conservada en el Archivo General de Indias entre religiosos del convento de Agustinos Descalzos Recoletos de Manila, el gobernador de las Filipinas, el duque de la Alcudia y el apoderado del gobernador, dando cuenta de la fabricación de un pianoforte al parecer novedoso en su género, realizado por un religioso agustino que es enviado como noble presente a la Reina de España María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV. La emocionante historia junto a la importancia que presenta el hecho de construir un forte-piano en tierras asiáticas en el año 1793 hacen patente la rápida propagación y divulgación de los conocimientos organológicos del Viejo Continente dirección a las colonias por medio del comercio de ultramar.

ABSTRACT

The pianoforte transcends borders. The importance of the instrument in and out of the Old Continent. An early pianoforte in Asian lands.

The historical and scientific account of the correspondence preserved in the Indian General Archive between religious of the convent of Discalced Recollect Augustinians, the governor of the Philippines, the Duke of Alcudia and the governor’s Representative is presented here, illustrating the manufacturing of a pianoforte that appears to be innovative of its kind, made by an Augustinian religious and sent as a noble gift to the Queen of Spain María Luisa of Parma, wife of Charles IV. The enthralling events along with the importance of making a fortepiano in Asian lands in 1793 reflect the rapid spreading of organological knowledge from the Old Continent.
Palabras clave:

Pianoforte – fortepiano – Comercio – Manila – Filipinas

 

Manila, verano, año de 1793

Nuestra historia comienza en algún lugar del vetusto y austero monasterio de Agustinos Descalzos o Recoletos de la antigua colonia española de la XVIII centuria. Fray Diego de la Virgen del Carmen, religioso acérrimo y diligente, trabaja incansablemente. Versado en el oficio de carpintería, con conocimientos mecánicos y docto en música, experimenta en su pequeño taller quebradizo a orillas del huerto, a la vista de sus atónitos camaradas, que cultivan sabrosas papayas, plátanos, chicos, lanzones, guavas y rambutans, que tan alegremente crecen por estas tierras.

Un siglo antes que su paisano agustino inventara la cerveza tal y como la conocemos, en las cercanas islas de Cebú, nuestro habilidoso monje destaca en el enigmático arte de la construcción de instrumentos musicales de tecla;

con las maderas del Pays, y con varios registros nuevamente inventados por el mismo cuyas particularidades, por estar persuadido el Religioso que no las tiene ninguno de los construidos en España, ni Inglaterra. Carta nº 3 Estado, 45, Nº11.

Fray Diego, conocedor de los avances constructivos técnicos que el pianoforte experimenta en tierras nacionales y, sobre todo inglesas , dice haber realizado un nuevo modelo de forte-piano no conocido hasta la fecha. La noticia corrió como la pólvora, llegando a los oídos de su superior, el provincial de los Agustinos Descalzos de Filipinas, el Señor Fray José de Santa Osoria, quién no tardó en comprobar por sí mismo los cotilleos internos del convento. (Debemos ser conscientes de la importancia que supone el hecho de construir un pianoforte en Manila, Filipinas, en fechas en las que aún el instrumento se encontraba en plena fase evolutiva en su país de origen, en Inglaterra, que a partir de 1760 ya fabricaba estos primitivos pianofortes tempranos en la ciudad de Londres)

Preguntése el superior Fray José a Fray Diego, de estar seguro de ser innovador y, dícese por el propio constructor;

haviendome asegurado el mismo Religioso, Autor, que en línea de Forte-Piano, no ha oido, que haya ótro igual en España, ni en Inglaterra. Carta3Estado, 45, Nº 11 (a)

– Espléndido, resonó, pues es el regalo perfecto para la nuestra, Su Majestad, la Reina de España , que con agrado verá tal gesto por parte de la nuestra congregación, Fray Diego aceptó.
Hermano, un problema me aflige, ¿Cómo enviar semejante máquina musical, al otro lado del mundo, si su delicadeza es su condición?

– He oído que en estos tiempos, el comercio por mar es rápido y directo, tan solo tardará un año y que se sirven de cajas de madera debidamente protegidas para mercancía, cuando esta es frágil.

Si es el caso, así se hará, pero, redactaré instrucciones de montaje y afinación que puedan ser de utilidad para cuando llegue a su destino de tan largo viaje.

-Bien, mejor aún, enviaremos al hermano Fray Eugenio Sesé junto al refinado y preciado instrumento que con la gracia de Dios usted ha fabricado, yo mismo daré conocimiento al hermano y comenzaré a redactar carta al gobernador de Filipinas para ponerle al tanto, debe dar visto bueno e informar a las autoridades españolas peninsulares que corresponda, con vistas a su recepción.

Días después, el religioso Fray José de Santa Osoria entablará conversación con el gobernador, el Señor Rafael María de Aguilar y Ponce . Señor Aguilar, nuestro hermano agustino Fray Diego de la Virgen del Carmen ha realizado un precioso forte-piano único en su género, que es deseo de toda la nuestra comunidad le sea entregado a Su Majestad, como presente para su esposa la Reina, Nuestra Señora.

– Dice usted, ¿único en su género?

Sí señor, de incalculable valor, Fray Diego, que es un experto en la materia dice ser diferente a los construidos por ingleses y los de la propia España. Pensamos que pueda congratular a nuestros reyes. Hemos pensado, con la intención de proteger el instrumento, sea escoltado por uno de nuestros religiosos, el hermano Fray Eugenio Sesé.

– Escribiré lo antes posible al duque de la Alcudia, para conocer en cuanto sea preparado el viaje, hay mucho que hacer. Debe saber, que dos son las opciones posibles para su transporte, por medio de la centenaria ruta comercial existente entre Filipinas y Acapulco, siendo llevado entonces por tierra desde allí hasta puertos de la Nueva España para ser nuevamente cargado con destino a España, conocida esta ruta como El Galeón de Manila , y la alternativa, un viaje directo desde el puerto de la Real Compañía hasta Cádiz, España, mucho más seguro pues los navíos zarpan escoltados por nuestro ejército. Me consta que la Real Compañía se encuentra activa desde el año 1768, pienso pueda ser la mejor opción.

La delicada factura del instrumento lo requiere, por lo que algún navío de la Real Compañía será lo apropiado.

-Bien, ahora es necesario buscar un buque con destino al puerto de Cádiz. Que su religioso, el señor Sesé y el forte-piano estén preparados para un largo viaje, le haré saber nuevas.

Manila, 30 de octubre, año de 1793 Rafael María de Aguilar Informa al duque de Alcudia.

Dá cuenta de que en la Fragata Rey Carlos se conduce precintado y sellado para la Reyna Nuestra Señora por mano de V. E. Un Forte-Piano que ha construido en Manila un Religioso Agustino Descalzo con nuevos registros, que le hacen mui apreciable, por ser singular en su clase.
En la Fragata Rey Carlos que despacha de este Puerto la Real Compañía, para esos Reynos, remito a V.E. un Forte-Piano colocado en un Caxon, el qual hé mandado precintar y sellar para evitar que se maltrate abriendolo en las Aduanas

Carta 3 Estado, 45, Nº 11

Fray Diego de la Virgen del Carmen y el superior Fray José de Santa Osoria redactan carta con destinatario la Reina de España, para que acepte el laborado regalo, suplicándole se digne a recibirlo. Todo dispuesto, bien empaquetado por consejo del gobernador, sellado en el interior de un cajón de madera, el pianoforte es llevado en carro desde el convento al puerto de la Real Compañía, allí aguarda la fragata Rey Carlos, que carga provisiones para tan largo viaje. El agustino Sesé, junto a Diego y José observan como una grúa de madera eleva el cajón para ser depositado en sus bodegas, es el momento en el que los religiosos se despiden.

–Buen viaje hermano, que Dios te ampare.

Suplico a V.M. se digne aceptar este corto obsequio, que deseamos sea de vuestro E. agrado; y esta dicha vuestra Provincia de Agustinos Descalzos de Filipinas se contempla feliz, en ofrecerse con esta ocasión, profundamente rendida a V, Magestad
Manila, Octubre 31 de 1793 años F.Joset destª osoria, Provincial de Agustinos Desc. Fhilipinas. Estado 45 Nº 11 (a)

Ya en las bodegas del gran navío, el agustino observa como marineros acoplan el cargamento , bellas porcelanas, delicadas tallas de marfil, abanicos calados, gran cantidad de sedas de la China, mobiliario lacado al estilo japonés, entre otros, biombos, consolas y escritorios con chinescos, maderas exóticas, gran cantidad de especias toluqueñas, canela de Mindanao, y grandes arcones y cofres de hierro que movidos por diez hombres, debían de pesar mucho, eran colocados en estancias con doble pared de gruesa madera. Sesé, emocionado, dilucidó rápidamente que atesoraban las monedas acuñadas en Manila, la barilla de Felipe V y Carlos III. Fue entonces cuando la caja de forma rectangular que contenía el pianoforte, entre rayos de luz procedentes de la escotilla de carga, asomaba colgado entre cuerdas penetrando hasta el piso más bajo de la bodega, cuatro hombres fornidos la colocaron junto a otros muebles, muchos de ellos igualmente empaquetados.

– Recoged cabos, arribar velas menores. La aventura por el largo océano había comenzado, Sesé no tenía ni idea en que episodio había embarcado.

Desafortunadamente, la fragata Rey Carlos no era conocida especialmente como un navío seguro, muchos incidentes amenazaron su existencia, estaba considerado como uno de los Galeones de Manila, que realizaban la ruta Manila-Acapulco aunque sabemos por documentos, como la carta que estudiamos, que realizó viajes directos hasta Cádiz.

 

Para tener una idea aproximada, relataré la historia acontecida cinco años después:

El uno de agosto de 1798, del puerto de Cavite zarpa la fragata Rey Carlos , perteneciente a la Real Compañía de Filipinas, era escoltada por las fragatas de la armada Santa María de la Cabeza y Santa Lucía, su destino, el puerto de Callao con escala en San Blás. A medio camino la fragata Rey Carlos tuvo que regresar con urgencia al puerto de San Jacinto, hacía tanta agua que sus marineros no eran capaces de achicarla, entró con tres pies de agua en la bodega y todo su cargamento perdido. De retorno, cuatro meses después, el 23 de noviembre un temporal les atacó a las tres naves, en el estrecho de San Bernardino perdiendo el rumbo, finalmente consiguieron llegar a Cavite, donde iniciaron su marcha, entre el 3 y 16 de diciembre de 1798.

Tras meses a la mar, ya acostumbrado a los continuos movimientos de proa, una fuerte ventisca del poniente aventura tempestad, únicamente es posible proseguir la ruta establecida, rumbo al temido Cabo de Buena Esperanza, bautizado por su descubridor portugués Bartolomé Dias en 1488 como el Cabo de las Tormentas. Lugar de encuentro de los grandes océanos, muchos son los marines que han sucumbido a sus peligrosas aguas. Entre nubarrones, la borrasca no tardó en aparecer, el haz de luz que abrazaban los rayos podían verse de entre las notables olas que se erigían portentosas ante el ahora pequeño navío, poco a poco se introducía en el susodicho ciclón amenazando y vacilando la fuerza de la naturaleza.

El Dr. Antonio Marqués y Espejo, presbítero, pensionado por S. Majestad y colector de la Real Casa de Recogidas de esta Corte narra en 1803 los escalofriantes episodios de naufragios recopilados a lo largo de tres siglos de la “Historia de los Naufragios” dice así:

Después de haber descansado veinte y cinco ó veinte y seis días en la bahía de Saldanna. El 7 se halláron á doce leguas mas allá del cabo de Buena Esperanza, y se pasaron con toda felicidad, aunque por la noche, los escollos del Cabo de las Agujas. El 9 se movió una tempestad que separó los dos baxeles por cuarenta y quatro dias, que fue acompañada de un trueno horroroso y extraordinario. Los portugueses llaman á este parage el leon de la mar, no tan solo porque los huracanes son allí muy freqüentes, sino tambien por causa de una especie de bramido que hace la agitación de las olas, y que infunde terror a los espíritus mas intrépidos.

– Bombead, bombead, hay que achicar agua, por Dios, moveos.

Aterrorizado el religioso, tembloroso en posición agazapado, rezaba y rogaba; Padre Nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, hágase…Te rogamos, te encomendamos Santa Bárbara, patrona de las tormentas, cese esta locura…más de doce horas de terror asediaron la nave, finalmente sus plegarias fueron escuchadas, Santa Bárbara perdonó a la tripulación del Rey Carlos, pero las pérdidas fueron notables. Cabos sueltos, amarres dislocados, velas descompuestas, la carga flotaba por la inundada bodega, y mientras los marines respiraban raudos y sollozaban entre una mezcolanza de miedo y alegría, nuestro forte-piano realizado en maderas del país, se atiborraba de humedad. Otras nueve horas fueron necesarias para menguar las aguas y recomponer su carga. El cajón, empapado, había perdido parte de su tapa al caerle encima varias cajas de enseres. La preocupación de Sesé era palpable. Debía remendarlo y hacer entrega del mismo a las autoridades junto a la carta de su superior.

Tras meses a la mar, arriban al puerto de la bahía de Cádiz. La larga y angustiosa travesía por mar ha finalizado. Carta en mano y permiso de la aduana, el religioso se dirige camino de Madrid, último paso en su aventura donde tomará contacto con el Sr. Jacinto Sánchez Tirado , apoderado del gobernador de las Filipinas, encargado de la aduana de Madrid. El religioso presenta como credencial la carta explicativa que Fray José de Santa Osoria había redactado suplicando su aceptación. Al ver el estado del instrumento, verdaderamente dudó de su originalidad.

-Como comprenderá, es de mi deber, escribir al duque de la Alcudia para aceptar dicho presente, aunque le digo de ante mano que, con motivo de venir rotulado para S.M., los administrativos de la aduana no lo entregarán, sin que les venga orden para ello. Además se encuentra en lamentables condiciones, temo no pueda ser entregado.

Señor, mi cometido es concreto, si es necesario compondremos nuevamente el instrumento, poseo instrucciones precisas.

Madrid 23 de octubre de 1794 Jacinto Sánchez Tirado
Ami regreso anoche á esta Corte, me encontré con un Religioso procedente de Filipinas, y Carta de D. Rafael de Aguilar, Encargandome la dirección de un Piano particular que trae otro Religioso, trabajado pot otro de su comunidad y maderas de aquel Pais, el que viene destinado á L. P. La reyna Nuestra Soberana, por mano de V. E. Estado, 45 Nº11 (1)

Era evidente que al duque de la Alcudia no le interesaba lo más mínimo el instrumento para el monarca Carlos IV, el pésimo estado, redactado por Jacinto Sánchez, y la rica producción ya española, por entonces en el menester de la fabricación de pianofortes hizo poco menos que despreciar el regalo que con tanta paciencia y esmero habían preparado los religiosos.
Ciertamente el estado no debió ser bueno:

De la distancia, se infiere tenga algo que componer y limpiar, según las instrucciones que trae dicho religioso… y queriendo hacerlo aquí, y evitar así el ruido en casa de V.E. que se causa esta óperacion. Estado, 45, Nº11 (1)

Con resolución marginal, el duque de la Alcudia ordena sea entregado dicho forte-piano al religioso que lo trae, Fray Eugenio de Sesé o a Jacinto Sánchez Tirado, apoderado del gobernador de Filipinas. El 5 de enero de 1795 dos años después, el religioso da por concluida su misión;

Da crédito de haber admitido la Reyna el forte-piano que condujo el suplicante

Estado 45 Nº11 (4)

Lamentablemente, hoy no se conserva pianoforte alguno que pudiera tratarse del particular, buscado por colecciones de palacio, reservas del Museo Nacional de Arqueología, de Museos de Artes Decorativas y demás espacios cortesanos, hasta la fecha no hemos resuelto el enigma de este novedoso forte-piano. Muy posible es que nunca llegara a su destino definitivo, que quedara en dependencias de la aduana de Madrid a cargo del apoderado del gobernador de Filipinas, con el convencimiento por parte del religioso de ser entregado, allí permaneció durante algunos años y finalmente abandonado a su suerte, pero lo que realmente nos interesa y suscita nuestra atención, es la rapidez con la que el pianoforte o fortepiano llega a espacios tan alejados como las Filipinas.
El pianoforte traspasa fronteras. La importancia del instrumento dentro y fuera del viejo continente.

En la Inglaterra creciente de finales del siglo XVIII marcada por la industrialización emergente y la consolidación de una clase social acomodada e interesada por la música , entre otras artes, nace el instrumento de tecla derivado del pianoforte de Cristofori llamado ‘piano de mesa’ en España y ‘square piano’ por los ingleses, considerado como nuevo “objet de vertû” , un lujo suntuario.

Tal fue el éxito del instrumento, que rápidamente se expandirá en dirección a las colonias para instalarse en hogares americanos y asiáticos a solicitud de las poderosas familias que demandaban su uso y presencia como objeto distinguido representativo de un alto rango social, aunque en la actualidad muy pocos han llegado hasta nosotros. Gran Bretaña y Austria serán las mayores potencias exportadoras de pianofortes tempranos destacando como principales centros de producción Londres y Viena. Francia y España en menor medida, seguirán el hilo de las principales industrias. Lo sorprendente y mucho menos habitual es encontrar vestigios de pianofortes de factura asiática (Manila, Filipinas) de finales del siglo XVIII, como muestra el presente artículo, que también los encontramos en el Ecuador americano.

La historia contada es cuanto menos, emocionante, no solo se exportaron instrumentos musicales, sino también constructores de los mismos, como es el religioso mencionado, que debió de aprender dichos conocimientos años antes, en su formación en España. Conservamos numerosos instrumentos originales de factura europea, no es el caso de Filipinas, sin embargo y con sorpresa este investigador pudo observar con fascinación y cierto asombro un pianoforte original muy primitivo, incluso con partes de antiguos clavicordios, realizado en el siglo XVIII procedente de las recónditas alturas de Los Andes americanos, en la Ciudad de Cuenca de Ecuador, que ha pertenecido durante más de dos centurias al Convento del Carmen de la Asunción, fundado en el 1682.

Anónimo, finales siglo XVIII. Convento del Carmen de la Asunción, Cuenca, Ecuador, pianoforte rectangular temprano, acción inglesa Zumpe, extensión de teclado DD – f««naturales en marfil y cromáticas en ébano.

Ahora tenemos la certeza que no tardó tanto como creíamos en llegar a las colonias, tanto americanas como asiáticas y aunque es cierto que la evolución en Europa no es comparable, si es de atención destacada los primitivos pianofortes fuera del Viejo Continente que responden cronológicamente a nuestros modelos, más toscos, menos refinados y simplistas que se deduce por lógica. El instrumento de la historia, debió de ser algo así.

El caso del pianoforte filipino no es único. Procede traer aquí a colación un episodio poco conocido, el transporte por mar del órgano de la actual catedral de Mahón, en Menorca, en 1808. El transporte por mar de grandes instrumentos, generalmente de tecla, durante los siglos XVI al XIX era desde siempre, harto azaroso. De hecho, en Hispanoamérica no se conserva ningún instrumento fehacientemente construido en la Metrópoli, sea por la dureza de las condiciones del mar, por la humedad salina, muy corrosiva, o las operaciones de guerra o de bucaneros hasta el acceso al trono de Francia de Napoleón y el fin de las colonias españolas. De hecho, solamente se conoce un pianoforte inglés de hacia 1800 en la Casa de la Música de Santiago de Cuba, en estado calamitoso por la corrosión marina y la excesiva humedad ambiente, que en verano es superior al 80%, llegado allí a mediados hacia 1850.

A finales del siglo XVIII, en Mahón, y en Menorca en general, no existía órgano ni instrumento alguno de valía, según describe el estudioso Gabriel Julíá en su obra «L’orgue de Santa María de Mao, una historia de dos segles». Quizá el motivo se encontrase en que la isla había cambiado constantemente de mano desde la guerra de Sucesión española a partir de 1708; capturada por los ingleses, cedida a Inglaterra por el tratado de Utrecht, y convertida en base naval británica y centro comercial y de contrabando de primer orden en el Mediterráneo, los españoles la habían reconquistado en 1782, tras haber pasado sucesivamente de manos inglesas a francesas en varias ocasiones entre 1762 y 1802.

El párroco de Santa María, la entonces Parroquia Mayor de Mahón (entre 1795 y 1813), Gabriel Aleñá, escribe (en español) al Obispo de Mallorca: «el órgano que actualmente hay en la misma es totalmente inútil, de manera que en lugar de ayudar y adornar el cántico y funciones dedicadas a Dios, más presto enfada a los oyentes…» Pronto se encargó un órgano a dos organeros suizos, Johann Kyburz y Franz Otter, instalados cerca de Barcelona como pianeros en 1805, pero con taller y fundición de tubos en la república helvética. En esos años no existían ya en la Península talleres de envergadura para esta tarea, salvo los decadentes de Verdalonga en Madrid y la pequeña manufactura palentina del último oficial que tuvo el gran Tadeo Ortega, Francisco Antonio Guerra, que hacia 1830 pasaría a manos de Juan Otorél y sus hijos.

La construcción del órgano se terminó en 1807, pero su transporte hasta Menorca se vio dificultado por las guerras napoleónicas, mientras que la escuadra inglesa vigilaba los movimientos de los franceses en el mediterráneo. En plena guerra contra Napoleón, con la armada inglesia controlando el Mediterráneo, el barco mercante francés que transportaba sus elementos, viajando desde Toulon a Mahón, fue cañoneado por los ingleses y parcialmente hundido próximo a la costa de Fornells con su carga, entre la que se encontraba el instrumento desmontado. Fue necesario un salvoconducto del almirante inglés Collingwood, que consiguió el P. Gabriel Aleñá al parecer, para que finalmente el órgano (o lo que de él quedase) pudiera rescatarse del agua y llegara a Santa María de Mahón en 1809, aunque su inauguración no se realizó hasta el 30 de septiembre de 1810, por supuesto con otra caja y con las piezas de madera rehechas en su mayoría con materiales locales. La peripecia no debió favorecer al instrumento, porque a mediados del siglo XIX fue rehecho casi en su totalidad. Durante la Guerra Civil también sufrió daños, pero hoy sigue sonando, digamos que débilmente, a pesar de las sucesivas restauraciones realizadas sin fortuna, debilidad que se suple con la opinión, excesivamente elogiosa a nuestro parecer, que de él tienen los mahoneses.

 

El «Square Piano» (pianoforte): breve desarrollo y consolidación industrial.

El pianoforte surgió en Florencia gracias al ingenio del paduano Bartolomeo Cristofori (1655-1731), mantenedor de los instrumentos musicales de Fernando III de Medici, al que en 1711 presentó un instrumento de tecla con mecánica de macillos percutores articulados, con apagadores independientes, al que llamó ‘Arpicembalo di nuova inventione, che fa’ il piano, e il forte’: un clave complejo, que permitía graduar el sonido desde el suave hasta el fuerte. Por el diario del músico Francesco Mannucci sabemos que Cristofori trabajaba en él desde 1698. El instrumento pasó casi desapercibido hasta que Johann-Gottfried Silbermann (1683-1753), constructor de clavecines y órganos de Freiberg, en Sajonia, maestro de los ‘padres’ del square piano, tuvo noticia de los avances de Cristofori gracias al poeta Johann Ulrich von König , que en 1725 había traducido al alemán los textos del marqués veneciano Scipione Maffei. Publicó en 1711 un amplio artículo, con diagramas del mecanismo, para la revista Giornale dei Letterati d`Italia sobre el constructor florentino. Su lectura permitió a Silbermann introducir la nueva acción en sus instrumentos (ca.1735), que al igual que su creador, fueron temporalmente rechazados por la corte de Berlín . Al inicio de la Guerra de los Siete Años, Silbermann se verá obligado a cerrar el taller y cortar su producción. Quedaban sus conocimientos en manos de sus discípulos y contramaestres principales, Johannes Zumpe, Americus Backer y Johann-Andreas Stein . Junto a otros alemanes, austriacos y holandeses, el grueso de sus obreros emigró a Inglaterra, a la sazón en plena expansión industrial bajo la Casa de Hannover, con sólido futuro comercial. Conocidos como los ‘Twelve Apostles’, Americus Baker, Friederich Beck, Adam Beyer, Gabriel Buntebart, Christopher Ganer, George Garcka, John Geib , Meincke Meyer, Johannes Pohlmann, Georg Schöne, Gabriel Buntebart y Johannes Zumpe aparecen instalados en Londres a partir de 1755-1760 como fabricantes de instrumentos de tecla, ‘el arte sonoro de la madera’ según el musicógrafo Burney.
Cuarenta años antes había emigrado con gran éxito a Londres el suizo Burkat Tshudi, ebanista y proveedor de Haendel, para el que trabajarían, a partir de 1758, Johannes Zumpe, John Broadwood -luego su socio. Robert Stodard (asociado a su vez con éste último), el italiano Muzio Clementi, John Ramsey y el francés Sebastian Erard desarrollaron el fortepiano con éxito. Serán los responsables de su aparición y evolución en la segunda mitad del siglo XVIII hasta mediados del siglo siguiente.

Dos núcleos de producción nos interesan, los realizados en la ciudad de Viena y los de factura inglesa construidos en Londres, en los que nos centramos. Se sabe de la existencia de rudimentarios pianos cuadrados desde 1740, como el conservado en el Germanisches Nationalmuseum de Nuremberg realizado por Johan Söcher en 1742 o por el artículo de la ‘Cyclopaedia’ de Ree, donde Burney reseña que en 1752 se había introducido el nuevo instrumento por Samuel Crisp, quien encargó la construcción de un piano cuadrado al sacerdote inglés Wood, residente en Roma. Sea como fuere, el pianoforte genuino es fruto del trabajo común que desarrollarán desde 1760 los oficiales de Silbermann, destacando al más notorio de todos ellos, Johannes Zumpe, creador en parte del nuevo instrumento y responsable de su éxito musical y social.

El Square Piano de Zumpe, claves de su éxito

Zumpe (1726-1790), fundador de la Sociedad J.Zumpe & G.Buntebart (1768-1778), es el absoluto responsable del éxito del pianoforte rectangular. El nuevo mueble integraba inteligentemente, en un instrumento destinado a la nueva sociedad urbana, las formas sencillas de su diseño al servicio de una práctica musical desconocida hasta entonces. Ello suponía toda una revolución. Zumpe, que poseía los conocimientos de Cristofori y Silbermann, adopta el viejo mecanismo perfeccionado de acción simple, sin escape (conocido como ‘`primera acción Zumpe’), a una caja de clavicordio, obteniendo resultados sorprendentes. En contraste con este último, el fortepiano suena más y mejor, sus cuerdas no quedan en resonancia gracias a los apagadores individuales, sus macillos articulados retroceden rápidamente y es posible limitar o aumentar su sonido con la presión de los dedos sobre las teclas. En poco tiempo desbancará a los antiguos clavicordios, pequeñas espinetas, virginales, e incluso llegará a hacerle sombra al clavecín, incapaz del más leve matiz dinámico, convirtiéndose en el instrumento predilecto de músicos y compositores experimentados, ávidos por modificar la agógica musical en pleno aliento neoclásico y pre- romántico.

Zumpe reduce considerablemente el tamaño del instrumento primitivo, con una caja rectangular (sin cola) de caoba, ideal para los problemas espaciales, no causando impedimento a la hora de ubicarlo en el salón o dependencias más pequeñas. Se trata por tanto, de un diseño ideal para la nueva sociedad del siglo XVIII europea, sin olvidar su perspicaz adaptabilidad a las corrientes ornamentales del mobiliario. Consciente de su importancia, Zumpe trabajará con los más prestigiosos diseñadores y ebanistas de su época. El diseño de sus cajas y estructura interna será encomendado a ebanistas tan notorios como Thomas Sheraton, Thomas Chippendale y George Hepplewhite, entre otros. Para Zumpe y Broadwood trabajaron los grandes maestros del mueble, junto a Wedgwood para alguna decoración suntuosa (piano de Manuel Godoy, 1796).

La otra clave de su éxito será el coste. Aminoró los precios de mercado frente a los carísimos instrumentos de tecla existentes, clavecines y espinetas. Un pianoforte se podía comprar por 15 ó 20 libras, consiguiendo que los hogares acomodados adquirieran uno de sus pianofortes, haciendo visible su estatus y rango sin gran dispendio. Gracias al talento de Zunpe se consolidaba definitivamente el instrumento.

 

El pianoforte español

En España, en contraste con los principales países de la Europa occidental, comienza su andadura con cierta demora. Existe muy poca información, porque la construcción de pianos se consideraba oficio menor. Hacia el último tercio del siglo XVIII encontramos como primera referencia al constructor de claves Francisco Pérez Mirabal, con taller en Sevilla usando los obsoletos conceptos de Cristofori y Silbermann. Fue maestro del gran constructor, también de claves y pianofortes Juan del Mármol, responsable de la factura nacional de pianos cuadrados al modelo inglés. Mármol es figura clave para entender el pianoforte en España. Nacido en Sevilla en 1737, constructor e inventor de instrumentos musicales, hecho que le llevó en 1779 a viajar en dos ocasiones al Reino Unido para estudiar el ‘square piano’, además de poseer una pensión vitalicia de 500 ducados otorgada por el monarca español Carlos III, que le premia al presentar un clave con quince registros diferentes, incluido el de piano. Desde entonces en su etiqueta puede leerse: «Pensionado por el Rey Nuestro Señor»

«Juan del Mármol, en Sevilla. Pensionado por el Rey Nuestro Señor. Año de 1794. Nº 742” Colección privada (C.P.). Murcia
España, pianoforte rectangular temprano al modelo inglés, acción inglesa Zumpe, extensión de teclado FF – f««naturales en marfil y cromáticas en ébano, cajuela con tres palancas (sordina bajos, tiples y una corda). Mueble en caoba maciza, de paredes lisas y decoración con filetes de limoncillo y ébano, con cartela floral al fuego y tinta negra. Posee patas piramidales en estípite, en forma de H. En el interior, abanico calado de caoba como atril.

Los primeros pianofortes tempranos son calcados de los modelos ingleses más significativos, en especial los de Johannes Zumpe. Conservan los referentes neoclásicos característicos del pianoforte temprano inglés descritos anteriormente. Se trata, por tanto, del mismo mueble. El pianoforte rectangular español más antiguo conservado responde a Juan del Mármol, realizado en 1781 en Sevilla, hoy en la colección de instrumentos del Conservatorio de Lisboa. Es muy posible que introdujera el nuevo instrumento desde tierras inglesas, e incluso que trajese algún piano original con el fin de copiarlo. A pesar de emplear la acción y cajas de los instrumentos ingleses, que son exactamente iguales, Mármol posee su propia seña de identidad. Es fácil reconocer uno de sus instrumentos por su inconfundible atril interior en forma de abanico calado, como los respaldos en las sillas Hepplewhite, y un tercer tirador de factura propia que permite activar la sordina en tiples o bajos. Los pianofortes de Mármol son de una excepcional calidad, los preferidos por la aristocracia, asentándose como pianero del nuevo monarca Carlos IV.

Gracias a la novedad que ofrecía el instrumento, otro ilustre personaje, constructor e inventor de instrumentos musicales, inquieto socio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País , brilla en solitario el murciano Tadeo Tornel (1729-1793) que trabaja en tiempos de Mármol y que bien pudo aprender de sus modelos a la hora de construir pianofortes. Se conservan solamente dos instrumentos suyos, un clave-piano-órgano fechado en 1777, en colección del Museo de Bellas Artes de Murcia, y un pianoforte de 1784 al estilo de Zumpe, que ofrece el serial 28, hoy en la colección del Museo Arqueológico de Los Baños en Alhama de Murcia. Llama la atención esta numeración, ya que en el año de 1784 solamente contabilizaba 28 instrumentos, mientras la firma Juan del Mármol, en 1785, contaba con 328, y en 1794 figuran 742 unidades construidas. Tornel fue más un teórico y académico que un constructor. De hecho sus modelos, sobre todo el pianoforte conservado, presentan una factura muy primitiva y escasa decoración. A diferencia de Tornel, el constructor Francisco Flórez, natural también del Reino de Murcia y afincado en Madrid, ya tenía taller en la capital en torno a 1784, realizando pianofortes rectangulares llevando la decoración a su máxima expresión. Destacan varias piezas elaboradas para Palacio , en las que emplea toda clase de ornamentación, incrustaciones de materiales preciosos, complicadas marqueterías, latones dorados al fuego y teclados complejos. Sus instrumentos, muy valorados en su momento, lograron su consagración al presentar en 1794 un ‘piano organizado . El último fabricante español de pianofortes de mesa del siglo XVIII fue Francisco Fernández (1766-1852), nacido en Asturias y trasladado a Madrid hacia el 1792-1799. Varias son los pianos que se conservan, pudiendo observarse el paso del pianoforte temprano al gran pianoforte rectangular, y de ahí al modelo Broadwood, que sigue absolutamente los parámetros ingleses de principios de 1800. Al igual que en Inglaterra, aunque 40 años después, llegarán varios constructores extranjeros a la Corte hacia 1800, con el fin de satisfacer un negocio que parecía florecer. Por citar alguno de ellos, destacan Josef Franz Otter, Johannes Kyburz y Josef Martí entre otros. Los últimos pianos de mesa españoles de gran calidad fueron los construidos por el pianero más significativo de la primera mitad del XIX, Juan (Jan) Hosseschrueders–Melsen (1779-1850), que representa el último eslabón en el pianoforte de mesa español. Son muchos los instrumentos suyos que se conservan realizados entre 1820 y 1850, fecha en la que podemos dar por finalizado el tiempo del pianoforte de mesa o rectangular, que da paso al conocido piano vertical y consolidación del gran piano de cola.

 

Notas de interés científico:

La Orden de Agustinos Descalzos de Filipinas y Orden de recoletos de San Agustín, conocida como Orden de Agustinos Recoletos, surge durante el siglo XVI siendo reconocidos por la Iglesia Católica como orden religiosa en el año 1912.
En 1588 se celebra en Toledo el Capítulo de la Provincia de Castilla donde el religioso Fray Luis de León expone y redacta las normas espirituales y cívicas aprobadas por el definitorio provincial en septiembre de 1589, 14 capítulos puestos a prueba en el convento de Talavera a partir de octubre de 1589.
En el año 1605 realizan la primera expedición misionera a Filipinas, siendo fundado su convento de Manila en el año 1621.
Entendemos por cronología y avances técnicos en España, sea un pianoforte de los llamados de mesa, square piano para los ingleses.
Maria Luisa de Parma ( 1748-1819) reina consorte de España como esposa de Carlos IV (1748-1819) de quien era prima carnal por el lado paterno.
Gobernador español de las islas Filipinas, desconocemos su nacimiento, falleció en Manila el 8 de agosto de 1806. Ejerció su mandato político entre los años 1793 y 1806, destacado por pretender mejorar el sistema administrativo y comercial necesario entre Filipinas y los puertos del Nuevo Mundo.
Fue militar de carrera y Caballero de la orden de Alcántara, juró el cargo como gobernador el 2 de septiembre de 1793, reemplazó a Félix Berenguer de Marquina.
Entre sus logros destacan las mejoras en defensas militares como las de Cavite, creó los regimientos de tropas nativas profesionales y mejoró la formación militar. La defensa española en las Filipinas era indispensable para mantener la riqueza comercial de España y sus colonias. También mandó construir un nuevo astillero en Binondo para realizar navíos tan necesarios para las rutas comerciales, Galeón de Manila y la Real Compañía. Pavimentó gran parte de las calles de Manila, las iluminó también, dotó de ilustres instituciones culturales a la ciudad, acorde con el pensamiento ilustrado de la época, el Ateneo Municipal fundado en 1804 es el más representativo, pero será quizás, su logro más significativo la vacuna contra la viruela que en 1803 trajo a la colonia y que salvó centenares de vidas. Archivo General de Indias.
Galeón de Manila fue el nombre aceptado para los navíos españoles que cruzaban el Pacífico entre Manila y la Nueva España, hoy México. Sus puertos más destacados fueron el de Manila en Filipinas y el de Acapulco y Las Peñas, conocido hoy como Puerto de Vallarta, en México. El Galeón de Manila fue llamado también “Galeón de Manila-Acapulco, Galeón de Acapulco y nao de China”.
Sus inicios son muy antiguos, comienzan a operar en 1565, cuando el fraile español Andrés de Urdaneta regresa de México por el Océano Pacífico, desde la ciudad de Cebú a México, estableciendo una nueva ruta que ya era conocida en tiempos de Magallanes pero a la contra. Se convertirá en una de las rutas comerciales más longevas del planeta, Manila-Acapulco-Manila, duró dos siglos y medio, más de 110 Galeones de Manila embarcaron, coincidiendo su último servicio con la Guerra de la Independencia de México en 1815, cuando fue interrumpida.
El viaje era muy duro, solía durar unos cuatro o cinco meses en condiciones adversas para la salud humana.
Una vez desembarcadas las mercancías en Acapulco, eran llevadas a orillas del Océano Atlántico, a los puertos de Veracruz, Cartagena de Indias, Portobelo, La Habana y del otro lado Sevilla y Cádiz, dicho enlace se conocía como Flotas de Indias.
Ver SCHURTZ LYTLE, 1992. MARTÍN RAMOS, 2007. web: http://www.scribd.com/doc/13984088/
Nueva ruta comercial directa entre Manila, Filipinas y los puertos de Cádiz y Sevilla, establecida desde el año 1768 a través del Cabo de Buena Esperanza. El navío de la armada española el Buen Consejo inaugurará la nueva ruta comercial.
Se conservan 19 cartas náuticas fechadas entre los años 1768-1770 Archivo Municipal de Cádiz, en las cuales se mencionan los trabajos del Buen Consejo para fijar geográficamente el nuevo camino. Se le llamó Galeón Andalucía a la ruta existente entre Cádiz-Manila.

Diario de Cádiz. Web: http://www.diariodecadiz.es/article/elpuerto/825919/galeon/andalucia/y/la/ryta/cadiz
La Real Compañía fueron los puertos y escolta para los navíos de carga que ahora retornaban a través del Cabo de Buena Esperanza, ruta consolidada y utilizada por los portugueses desde 1479-1640 fijado en el Tratado de Tordesillas. A pesar de la dureza del viaje, compensaba ya que pasar por tierra las mercancías desde Acapulco a Veracruz demandaba más tiempo. Los navíos eran escoltados por buques de la armada española para garantizar su seguridad.
En el Catálogo El Galeón de Manila de la. Exposición Focus 2000 redactado por MOLA Marina y MARTÍNEZ Shaw se describen la diversidad de productos venideros desde las Filipinas.
Felipe V acuña en Manila la barilla, su peso entre 3.9 y 9.5 gramos, 22 milímetros, en el anverso: BARILLA AÑO DE 1728, reverso sin acuñar. En el año 1743 se acuña en anverso: AÑO DE 1743, en el reverso el Escudo de la ciudad de Manila.
Carlos III vuelve a acuñar moneda en Manila, el amverso presenta el escudo coronado con un león con medio cuerpo de pez, levantando una espada, a sus lados las letras B, I, en el reverso: CIUDAD DE MAN 1766 alrededor de un circulo coronado con un castillo.
Archivo General de Indias. Estado, 45, Nº 48 carta de Ignacio María de Álava al Príncipe de la Paz dando noticia de la escolta de fragatas. Cavite, 2 de agosto de 1798.
Archivo General de Indias. Estado, 46, nº 74 carta al Gobernador de Filipinas al príncipe de la Paz. Manila 2 de noviembre de 1798.Archivo General de Indias. Estado, 46 Nº 67 Carta del Gobernador de Filipinas, don Rafel María Aguilar, a Francisco de Saavedra sobre noticias de la escuadra. Manila, 31 de julio de 1799.
MARQUÉS Y ESPEJO 1803 Tomo II 1803 pag. 358 Historia de los Naufragios, Colección de las relaciones mas interesantes de los naufragios, invernaderos, desamparos, incendios, hambres, y otros acontecimientos desgraciados, sucedidos en la mar desde el siglo XV hasta el presente.
BERNARDO GOMES DE BRITO.1905 Historia Tragico-Maritima Lisboa
Carta de Rafael María de Aguilar, Gobernador de Filipinas, a Jacinto Sánchez Tirado sobre noticias curiosas de Manila. Manila, 4 de diciembre de 1793.
El ducato de Alcudia es un título nobiliario que otorga el Rey Carlos IV de España especialmente para su administrador principal, Manuel Godoy y Álvarez Faria (1767-1851) Además posee el título de príncipe de la Paz, duque de Sueca, barón de Mascalbó, príncipe pontificio di Bassano, conde de Évoramonte en Portugal, señor de Soto de Roma, marqués de Alvarez y vizconde de Andalucía Alta.
En la obra Melopeo y Maestro de Pietro Cerone (1566-1625) encontramos numerosas referencias sobre la correspondencia de las Artes, la poesía o la música entre otras. Otro renombrado humanista español y médico de María de Austria, Alonso López, Pinciano, describe, en forma de cartas dialogadas, en su tratado pedagógico Philosophia Antigua Poética, Madrid 1596, inspirado en la Poética y Retórica de Aristóteles, las relaciones entre poesía, música y el estado de ánimo que ambas provocan en los espìritus de condición.
Además de la paneuropea Guerra de los Siete Años (1756-1763), por la que emigraron hacia Inglaterra numerosos artesanos musicales desde Prusia y Sajonia, avances como el serrado y el labrado mecánico de la caoba, importada a gran escala por los ingleses desde el Caribe, la elaboración de alambre fosforoso trefilado, la fabricación del paño de cashmere con grosor uniforme y el establecimiento de curtidores de arte en la cercanías de Londres y Dublin fueron decisivos para el desarrollo del pianoforte.
Francesco Mannucci, músico de la Corte de los Medicis, en su diario de febrero de 1711 escribe que Cristofori comenzó a trabajar en el «arcicembal che fa il piano e il forte» ( clavecín que hace el suave y fuerte). Dicho diario ha sido cuestionado por su autenticidad.
Johann Ulrich von König (1688-1744). Escritor, libretista y poeta laureado.

Véase Personalbibliographien zu den Drucken des Barock, Gerhard Dünnha. Bd. 4, Hiersemann, Stuttgart: 1991.
Revista literaria y académica más antigua de Italia, fundada el 28 de enero de 1668 en Roma, promovida a la República de Venecia en 1710 por Scipione Maffei, Antonio Vallisneris y Apostolo Zeno. Se publicó hasta 1740.
En 1736 será el propio Johan-Sebastian Bach, ante la corte de Federico II de Prusia, quien valorará negativamente el instrumento, al que consideraba demasiado rudimentario.
Muy valorado en su momento por su acción alemana o vienesa, hacia 1770 los instrumentos de Stein gozaban del agrado del joven Mozart, de su padre Leopold y del propio Haydn.
Patenta la doble acción para piano cuadrado inglés en 1786.
Dr. Charles Burney, History of Music, Londres 1782.
Huido de la Revolución francesa e instalado en Londres, regresa mas tarde a París en 1783. Fue quien desarrolló el gran piano de concierto. Introduce la acción de doble escape para pianos de cola.
Enciclopedia Ilustrada Sobre las Artes, editada por Abraham Ree, publicada en Francia (1802-1820).
Construido por John Broadwood como regalo de Godoy a María Luisa de Parma (Boston Fine Arts Museum).
Fue confiscado con el resto de sus bienes por Fernando VII en 1813 y enviado como obsequio al Duque de Wellington., cuyos herederos le vendieron al museo bostoniano.
Gaceta de Madrid a fecha de 26 de octubre de 1779.
Tadeo Tornel ingresa junto al célebre imaginero Francisco Salzillo, ambos como ciudadanos ilustres, en el año de 1777 en la Real Sociedad Económica de Amigos del País.
Dado a conocer gracias al investigador Enrique Máximo García. Murcia
En el Archivo de la Nobleza (Toledo) de Osuna se recoge la construcción en 1802 de un pianoforte para la Duquesa Osuna construido por Francisco Flórez. Signatura CT.392, D.38. Destacan los pianofortes realizados para el Palacio Real de Madrid en el reinado de Carlos IV.
Instrumento con dos teclados, el superior con acción Zumpe para pianoforte y el inferior para acción de órgano con pedalero. Actualmente en el Palacio Real de Aranjuez.
Piano de mesa (ca.1830) en Museo Municipal, Madrid; piano de mesa (ca. 1835) en Real Conservatorio Superior de Música, Madrid, id. (ca. 1843) en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid; id. Colección Alejandro Massó (ca.1830), depósito en la Fundación Carlos de Amberes.

 

Referencias bibliográficas:
-ARCHIVO GENERAL DE INDIAS, Signatura Estado, 45, nº11, carta nº3:
«El Gobernador de Filipinas envía un forte-piano»
-LYTLE,William, El Galeón de Manila, Madrid, Cultura Hipánica. 1992
MARTÍN RAMOS, Clara, Las Huellas de la Nao de la China en México, Herencia del Galeón de Manila, 2007.
-ALFONSO MOLA Marina , MARTÍNEZ SHAW Carlos, Catálogo El Galeón de Manila, Exposición Focus 2000
-MARQUÉS Y ESPEJO, Antonio, Historia de los Naufragios, Colección de las relaciones mas interesantes de los naufragios, invernaderos, desamparos, incendios, hambres, y otros acontecimientos desgraciados, sucedidos en la mar desde el siglo XV hasta el presente Tomo II 1803 pag. 358
-GOMES DE BRITO, Bernardo, Historia Tragico-Maritima Lisboa Volumen VII 1905
-ARCHIVO GENERAL DE INDIAS. Signatura Estado, 45, Nº 48 «Carta de Ignacio María de Álava al Príncipe de la Paz dando noticia de la escolta de fragatas. Cavite, 2 de agosto de 1798»
-ARCHIVO GENERAL DE INDIAS. Estado, 46, nº 74 «Carta al Gobernador de Filipinas al príncipe de la Paz. Manila 2 de noviembre de 1798»
-ARCHIVO GENERAL DE INDIAS. Estado, 46 Nº 67 «Carta del Gobernador de Filipinas, don Rafel María Aguilar, a Francisco de Saavedra sobre noticias de la escuadra. Manila, 31 de julio de 1799.»
-VV.AA, MERLIN John Joseph, The Ingenious Mechanick, The Iveagh Bequest, Kenwood, Greater London Council, 1985
-WAINWRIGHT, David. Broadwood by Appointment, A History, Quiller Press, Londres, 1982
-MÁXIMO GARCÍA, Enrique. «Tadeo Tornel, Inventor de Ynstrumentos de música”, Imafronte, nº 19, Murcia, Universidad de Murcia, 2008.
-M. RIPIN Edwin, WRAIGHT Denzi, O`BRIEN Grant, FERGUSON Howard, CALDWELL Jhon, SCHOTT Howard, DOW William, Early Keyboard Instruments, New Grove, MacMillan, Londres, 1980.
-CERONE, Pietro El Melopeo y Maestro / Tractato de Música Theorica y Práctica, Bérgamo 1613, Bibliotheca Musica Bononiensis, Forni Editore, Bolonia 1969 / Valencia, Universidad de Valencia, 2000.
-R:BELT Philip, MEISEL Maribel, ADLAM Dereck, J.CONNER William, EHRLICH Cyril, WINTER Robert, ROBISNON, J. Bradford, BRADSSHAW Susan, C. SCHONBERG Harold, The Piano, New Grove, MacMillan Londres,1988.
-MALOU Haine, Les facteurs d`instruments de musique à Paris au 19è siècle. Des artisans face à I`industrialisation, Université de Bruxelles, Bélgica 1985.
-VV.AA., The Great Exhibition, A Fascsimile of the Ilustrated Catalogue of London`s 1851 Crystal Palace Exposition, New York, Gramercy Books, 1995.
-ATTERBURY, LARS THARP, Paul, E. de las antigüedades, Liboa, Madrid, 1999.
-REMMANT, Mary Musical Instruments, B.T.Batsford, Londres, 1989.
-DÜNNHA UPT ,Gerhard»Johann Ulrich von König (1688-1744)“, en: Personalbibliographien zu den Drucken des Barock, Bd. 4, Hiersemann, Stuttgart 1991.
-YANEZ NAVARRO, Celestino «Música para pianoforte, órgano y clave, en dos cuadernos zaragozanos de la primera mitad del siglo XIX», A. Musical nº 62 CSIC, 2007.
-MORALES, Luisa Claves y pianos españoles, Interpretación y repertorio hasta 1830, Instituto de Estudios Almerienses, Almería, 2003.

2 responses on “El pianoforte traspasa fronteras. La importancia del instrumento dentro y fuera del Viejo Continente. Un pianoforte temprano en tierras asiáticas.

  1. Leo con fruición la bella historia sobre las peripecias llevadas a cabo por unos humildes y hacendosos clérigos en la capital filipina, para hacer llegar hasta España un excepcional piano-forte por sus novedosos registros y maderas empleadas para su construcción. Estos, sabedores de la importancia y singularidad del instrumento fabricado en la colonia por el buen fray Diego, deciden obsequiar a la reina de España con tan exclusiva pieza.
    Lástima que no se le pueda atribuir un final, feliz o no, a esta azarosa historia vivida por el leal e intrépido hermano Sesé, que tras multitud de desagradables vicisitudes, logró traer a buen puerto tan valioso objeto.
    La actitud de estos religiosos aventureros, contrasta con la dejación y apatía de los ensortijados burócratas al servicio de los reyes de España que, tal vez, debido al desinterés mostrado, dejaron que el piano-forte acabara en el oscuro reino de la nada.

  2. victorjmartinez dice:

    Oscuro reino de la nada para un pianoforte real no digno, quizás por el menosprecio hacia tierras filipinas de la burocracia española.
    Precioso final Antonio.

Deja un comentario

Translate »